Archivo de la categoría: 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº10

¿Saben lo que me saca verdaderamente de mis casillas?

Esa gente que no tiene ni idea de escribir y luego tienes que ver en redes sociales, y por foros, y por el msn,  despropósitos tan brutales como “Mi niña superquerida te quiero mil de verdad eres lo mas valioso tu tambien manu eres superdivertido no se que haria sin ti patrisiaaaaaaaaaaaa besicos osquieromil hasta luego xao ikos ikos ikos”, y eso porque no se me ha ocurrido ponerlo con la gramática que esta fauna acostumbra a hacerlo, sino más bien una traducción lo más cercano al significado literal (teniendo en cuenta que esta gente no tiene ni puta idea de lo que significa la palabra literal. Si se la dijera preguntarían algo así como, “¿¡Pero qué dices tú de una litera!? IIIIIIIIIIIhhh…”).

¿Es que no fueron a la escuela? ¿Es que no se dan cuenta ni ellos mismos de que la gente les mira con cara de “peroquécoñomeestáscontando”? ¿Es que no se paran a meditar a escucharse una mínima cantidad de segundos para darse cuenta de que eso no es comunicación? Es como si cojo el sobre de una sopa de letras e intento con eso formar una frase. ¿Eso es lo único que tiene en la cabeza esta gente? ¿Una sopa de letra mal ordenada? Si es así, felicidades, porque han conseguido mezclar distintos y escasos caracteres para formar una frase que, estudiándola muy detenidamente, tiene algo de sentido. Pero, pequeñas cosas de la humanidad, hay gente que quiere estudiar y no puede. Hay gente a la que le gustaría estudiar y no puede. Hay gente a la que le gustaría tener una cultura y no puede. Y luego aparecéis vosotros, que lleváis mínimo 15 años en el colegio, y lo único que se os ocurre poner en el estado del messenger es “Pa toa la vida una sonrisa y a quien no le guste me da la risa”. En serio… No os da… No sé… ¿Lástima a vosotros mismos? ¿No os entran ganas de… pegaros un tiro? Solo así, como sugerencia… Al azar…

Tooooooooooom…

¡Phineas y Ferb!

¿Puede una serie de televisión de Disney Channel ser divertida, ingeniosa, infantil, adulta, culturar, original, creativa, repetitiva, y a la vez diferente?

Vean estos dos capítulos, y luego me dicen su opinión:

3 comentarios

Archivado bajo 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº9

¿Saben lo que verdaderamente me saca de mis casillas?

Esas típicas canciones sencillas y horribles que escuchas en la televisión, en la radio, o se cuela en algún anuncio de Internet por, aproximadamente, una décima de segundo, y se te queda grabada a fuego en la cabeza, para luego repetirse en un bucle infinito. Sí, hablo de esas canciones que no te puedes quitar de encima, y que veas lo que veas, huelas lo que huelas, escuches lo que escuches, seguirás teniendo ese ritmo condenadamente pegadizo zumbándote y molestando como si un avión estuviera pasándote por encima.

¡Dios santo! ¿Tan inútil has hecho el cuerpo del ser humano que le hipnotizas con lo horrible y lo zafio? ¿Con Bisbal y Chenoa? ¿Con los Zodiacs y su “Con poco me lo monto? ¿Con Paquito el chocolatero? ¿Con… yo que sé… tanta mierda? Y ya no solo este tipo de basura sonora inunda nuestra mente. Encima tenemos que aguantar con esas canciones de los niños pequeños, de esas series suyas. ¡Todo el puto mundo sabe cual es el ritmo de la canción de Bob Esponja! ¡Sin embargo, lo único que sabemos todos es:

¿Quién vive en una piña en el fondo del mar?

¡Bob Esponja!

Y ya. Durante una hora, u hora y media, estaremos con la mirada altiva, la mente distraída, la mano en alto, los dedos bailando, y la lengua tarareando una y otra vez:

“Nana nanana nanana nananaa

¡Bob Esponja!”

Y nos dará rabia. Nos dará rabia, no el no haber estudiado para el examen de mañana, no el no haber quedado con ese o esa personaje para aliviar nuestras penas y humedades, no el no haberle dado un pulmón a tu abuelo que estaba a punto de morir porque eres un gallina y ahora tu abuelo no sabe que tiene el pulmón de una gallina, no el no haber ido a ver el famoso partido de futbol, o de beisbol, o de lo que sea, de tu querido hijo, ¡porque estabas en tu puta casa pensando cómo coño seguía la canción de los cojones de Bob Esponja!

¡Y cuándo ponga la puta televisión y vuelvas a escuchar la canción de inició, habrás creado tanto odio, como horas hayas perdido meditandola! Y todos sabemos que habrán sido muchas. Cuantos polvos perdidos. Cuantas explicaciones en clase desperdiciadas por esa canción dañina. Cuantas broncas con papá y mamá alargadas de más simplemente porque, a lo mejor, tú intentabas recordar qué le seguía a “lo más vital, lo más…”

Y, cuando estemos en grupo, siempre habrá alguien que se sepa todas y cada una de esas canciones. Es al que solemos llamar listillo de los huevos, y eso es lo que verdaderamente me saca de mis casillas…

Boooooob…

Canciones de esas que se pegan…

Una absurda, para abrir el recopilatorio…

Una horrible, que no sé ni por qué la pongo…

Una que es… peligrosa…

Una de Bob Esponja…

Una de Disney… aunque aquí vale cualquiera…

Y por último…


3 comentarios

Archivado bajo 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº8

¿Saben lo que verdaderamente me saca de mis casillas?

Esos hippis perroflauta. Sí, esos perroflauta que se creen muy libres y liberados aunque en realidad lo único que veo que hacen es tirarse todo el día fumando porros y pidiéndole dinero a los papis para poder comprar más maría, mientras gritan a los cuatro vientos ideas por las que no piensan luchar, y escuchan grupos extremadamente hipócritas, de esos que odian el capitalismo, pero que te cobran 20 euros por entrada (sí, hablo de ska-p, por ejemplo). Esos hippis perroflauta que no sé que pretenden vistiendo esas prendas que un día se pusieron de moda, que no sé que pretenden yendo todo el día colocados, con los pelos largos, y las barbas sin afeitar, ¡como si eso les distinguiera y les hiciera más guays y más libres!

¿Así es como pretendéis ser más libres? ¿Así es como pretendéis llevar vuestras ideas a cabo? ¿Con un litro de hipocresía y un cigarro cargado de gandulismo? ¡Oh, miradme, soy superdiferente porque hago cosas diferentes! ¡Bah! El punto se está pudriendo, y mientras vosotros señaláis lo que está podrido, pensáis “¡no pienso levantarme!”. ¿Lo de las rastas es una prueba de iniciación? ¿Cuántas más rastas mejores perroflautas sois? ¿Si sois vegetarianos sube puntos? Pero, por supuesto, si tenéis que ir a alguna parte, vais en el coche de papi, que en bici os cansáis, y andando está muy lejos. Así y todo, sois unos idealistas de primera, y sin vosotros, no sabríamos el lugar por el que el mundo sangra…

Y ver lo hipócritas que sois es lo que verdaderamente me saca de mis casillas…

Toooom…

¡Comenteame!

Hoy, en meneame, he leído una noticia inquietante…

“Casi la mitad de los españoles (49,2 por ciento) escoge periódicos y revistas de información general que a su juicio son más imparciales, objetivos y creíbles. Según el estudio AIMC-Marcas 2009, en segundo lugar los lectores eligen aquellos medios impresos que están a su alcance y que entienden mejor (35,8 por ciento) y en tercer y cuarto lugar, con muy poca diferencia, los que tienen un gusto y un estilo parecido al de ellos (31,8 por ciento) y aquellos que muestran ideología y opiniones similares (31,6 por ciento).”

No sé qué me inquietas más… La estupidez esa de querer leer periódicos con ideas similares (el PP es guay, el PSOE es malo. Excelente noticia.)… Si la de querer leer periódicos con un estilo parecido al propio (no, en serio, es que no lo entiendo, ¿o es que tengo que imaginarme un periódico con un vestido?)…  La de leer periódicos que estén a su alcance (‘¡Maldita sea! Si midiera dos centímetros más…’)… La utopía de los periódicos imparciales (Porque eso no existe. Y punto.)… o que sumando los porcentajes, me da 148 con no se cuantos…

¿Alguien quiere añadir algo?

Muchas gracias, Timmy.

Además, he encontrado esta tira por ahí…

Y para finalizar…

9 comentarios

Archivado bajo 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº7

¿Saben lo que verdaderamente me saca de mis casillas?

Esa manía que tienen los autobuses de hacer lo que le  da la gana. Y los autobuses en sí, con esos conductores de ceño fruncido y ausencia completa de sonrisa, con esos asientos destrozados, con ese ruido infernal que hace… Aunque, lo que más rabia me da de los autobuses, es cuando llego con tiempo de sobra a la parada, y resulta que el hijo de puta ya ha pasado, y me quedo esperando durante media hora, pensando, ¿ha pasado ya? ¿ha pasado ya? ¿ha pasado ya? Y claro, que ni se me ocura levantarme. Porque, como en algún momento decida levantarme, derrotado, al ver que el autobus no pasa, cuando haya recorrido una distancia equivalente a “no puedes alcanzarlo”, aparecerá el autobus por tu lado y te saludará con la mano en plan “a tomar por culo, gilipollas”. Y en el caso contrario, estarás esperando en la parada, sentado, incómodo, refunfuñando, sin saber qué hacer, porque justo en ese momento ha bajado el Dios de los autobuses y ha hecho que se te olvide el libro que siempre lees, o la batería del mp3, o mp4, o mpnosecuantos, se habrá acabado justo en el momento en el que cambias de canción y dices, oh, esta canción me encanta. Luego vendrá un mujer joven con unos niños a darte el follón. Y gritarán, y tendrán conversaciones absurdas de esas de los niños, o los típicos adolescentes hablando de futbol y de tías con un tono de voz que ni ellos mismos saben cual es y con la cara llena de granos. Pero en ese momento de dureza, cuando estás mirando la hora, esperando a que el autobus venga, con los brazos cruzados y uno de los pies intentando machacar el suelo, verás una viejecita aparecer, lentamente, y se acercará a la parada. Y justo cuando ella llegue, el autobús parará, y claro, primero subirá la abuelita que ya está de pie, moviendose cual tortuga, entregando monedas chiquiticas chiquiticas, hasta llegar a la cantidad antes acordada, luego subirán los adolescentes, que son muchos, muchisimos, y empezarán con las típicas coñas estúpidas, de ahora te pego, ahora te empujo, ahora te has quedado sin dinero, ahora te lo paga tu puta madre, y por último, por supuesto, la madre con los niños, que los niños, cuales avispas jodedoras e incordiantes, se dispondrán a volar alrededor de la estúpida reina, que intentará sacar el dinero, pero los niños le harán la vida imposible. Y ya, cuando al fin subas tú, el del autobus te dirá, “un euro”, y aparte de sentirte un rato timado, buscas desesperadamente la cartera, pero no la encuentras, abres los ojos como platos, te enfadas, y… Al fin la encuentras. Pero el hijo de puta del autobusero todavía te dice, “más rapidico, que tengo prisa”. ¿Que tiene prisa? ¿Que tiene prisa?

Y la imposibilidad de matar a este tipo de gente de forma legal es lo que verdaderamente me saca de mis casillas.

Tooooom…

¡Comenteame!

Sorprendetemente, la mierda también sabe entrar en internet.

En una noticia podemos leer que Ramoncín ha conseguido cerrar un artículo suyo en la Inciclopedia. A lo que yo digo:

Dejadle. Dejad que este tío borre todo su rastro en la red. Todo lo bueno y todo lo malo. Llegará un momento en el que… ¿Recordáis el capítulo de los simpson en el que disparan a Burns? Pues este tío aparecerá un día tirado en una cuneta, y sus posibles asesinos, será toda España. Aunque probablemente lo haga el gato.

Sigue así Ramoncín. Tú sigue así. Sigue sembrando el odio en el pueblo.

¿Qué hemos aprendido con esta película?

Ayer vi Furia de titanes, y hoy os voy a decir qué hemos aprendido:

-Si tu padre no es tu padre, te preocuparás de quién es tu verdadero padre, y se lo dirás a tu falso padre. Pero tu falso padre te quiere mucho, claramente.

-Si un Dios aparece justo delante de ti, probablemente mueras. A menos que seas un Semidios.

-Los Dioses hablan con voz distorsionada cuando están débiles.

-Los humanos son gilipollas, pero no sabes por qué.

-Todo lo que sabes de mitología es completamente falso.

-En la antigüedad, la gente decía gilipolleces, pero sabía lo que tenía que hacer.

-La gente odia mucho a los dioses.

-Aparecen espadas del suelo, así superguays, extensibles y todo.

-Si el marido de tu madre aparece un poco mutado, no dejes que te muerda: Duele. Y mucho. Además, de su sangre salen escorpiones gigantes, pero unos brujos raros los dominan.

-Si haces un escudo con una escama de escorpión gigante, este es mejor que ninguno.

-Todo lo que pasa en la laguna estigia es supercutre. Desde el barquero, hasta la novela. Parece que los dioses quisieron putear mucho ahí…

-Si vas a atacar a una medusa cuando estás de espaldas haciendo un salto superchulo, le cortarás el cuello, sí o sí.

-Si no eres el protagonista, no vayas a luchar contra la medusa. Morirás.

-Si has tenido que hacer un montón de gilipolleces hasta llegar al inframundo, como meterte en una cueva, y perderte por un lago superguay, no te preocupes, aparecerá un caballo alado del cielo y te llevará a donde quieras sin necesidad de pasar por donde has venido. Al parecer había un camino más sencillo pero solo lo conocía el caballo.

-Si un bicho de mierda consigue quitarte la cabeza de medusa, la recuperarás con el tiempo justo para petrificar al kraken.

-Si eres hijo de Zeus, este puede resucitar a la mujer que te quieras follar.

-Y lo último y más importante, Furia de Titanes es una mierda.

Y para finalizar…

9 comentarios

Archivado bajo 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº6

¿Saben lo que me saca verdaderamente de mis casillas?

Esa gente que no ha escuchado “Babe I’m gonna leave you” de los Led Zeppelin. Porque es una de las mejores canciones que existen, y punto.

Toooom…

“Babe I’m gonna leave you”

En un primer momento, creía que esta canción trataba del hombre que deja a la mujer. Pero había algo que chirriaba. Luego, siendo un pelín más inteligente, me decidí a enchufar la letra y a dejarme llevar por ella. El sentido cambió más de lo que esperaba, y la voz encajó a la perfección.

Esta canción, por la composición, por lo que transmite, por todo, es alucinante.

Voy a analizarla… (dadle al play, si eso…)

Empieza lenta, amargada, reflexionando. Estamos en la mente del que sufre, en la mente de quien recibe una mala noticia, y la está digiriendo todavía. Está aceptándola. Entonces, en un primer momento, más para sí mismo que para ella, se dice, muy lentamente (babe… baby baby) , que tiene que dejarla (i’m gonna leave you).

Luego se lo repite, repite que tiene que dejarla, que ella sabe que tiene que dejarla. Pero no ahora (i’ll leave you when the summertime…), no ahora, sino más adelante, rozando el verano. Ahora no puedo, el dolor es demasiado fuerte. Es imposible.

Y las guitarras suenan fuertes, juiciosas, y dolorosas. Sobre todo dolorosas, porque se da cuenta de que no puede, de que no quiere. Se arrepiente, se confunde, y le dice que no quiere dejarla, pero sabe que no tiene más remedio. Sabe que se tiene que marcharse, que largarse de allí, aunque le cuesta, y sueña con que ella le llama, con que ella le busca, con que grita su nombre para que vuelva. Se enfada, y grita desesperadamente que ella la está llamando (I can hear it callin’ me back home!), y el grito nos traspasa el corazón y nos conmociona. De nuevo las guitarras, de nuevo ella que no viene.

Pero tiene que luchar, no le queda más remedio. Se empecina en que tiene que abandonarlo todo, en que tiene que salir corriendo, mientras llora (¿qué otra cosa podría ser ese “babe” tan quebradizo que suelta?), y la guitarra y la batería le da fuerza para avanzar, y corre como un descosido, alejándose de ella, pero quiere que la llame, cree que la llama, las cuerdas se van calmando, y le vuelven a recordar que tiene una herida enorme. ¿Le está llamando? ¿Le está diciendo que vuelva?

Ahora que está un poco más lejos, lo entiende. Siempre la va a amar. Siempre siempre siempre siempre. Pero ahora tiene que irse. Ahora tiene que marcharse. Ahora tiene que ser fuerte, y por eso grita, grita de nuevo, recordandola, como si ella se marchara en un tren, y la viera por la ventanilla. Se va alejando, rápidamente, y el último de los gritos, es porque apenas la ve… Y la música le nubla la vista, le obliga a aceptar que está muy lejos.

Quizás, puede, algún día la vuelva a tener. Eso le da fuerzas. Quizás, algún día, pueda estar con ella de nuevo. El recuerdo de ellos dos caminando por el parque, de esas miradas, de esos inocentes pasos que no significaban nada pero lo aportaba todo, le hace estallar de nuevo, porque, quizás no vuelvan… (We gonna go walkin’ through the park every day. Come what may, every day) Y corre de nuevo. Se aleja de la estación, se aleja del mundo, se aleja de ella.

Se detiene por última vez. Lo sabe. Sabe que es la última vez que se detiene. Sabe que ya no volverá. Sabe que ella ha sido lo mejor que le ha pasado nunca. Sabe que esos días no volverá. Sabe que esos días se acabaron para él. Sabe que le duele… y por eso… (It was really, really good. You made me happy every single day.) Sigue corriendo… (But now… I’ve got to go away!)

El estallido demoledor de los instrumentos vuelve a hacer su aparición. El crujido bestial de unos momentos que huyen. La armonía del único fin que le queda. Seguir corriendo mientras los recuerdos le hacen trizas (baby, baby, baby…)

Pero aún así… Recodará como la llamaba, recordará los buenos momentos, y recordará que ella fue lo mejor que le pasó nunca… (when it’s callin’ me back home…)

47 comentarios

Archivado bajo 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº5

¿Saben lo que verdaderamente me saca de mis casillas?

Ricky Martin. Ricky Martin que ahora es noticia porque resulta que es gay. Porque le he dicho a todo el mundo: “¡Eh! Miradme, soy gay.” Perdona, Ricky, ¿crees que no lo sabíamos? ¿Crees que no nos dabamos cuenta que tus ojos no se dirigían a las exageradamente operadas mujeres, sino a los musculados hombres? ¿Y esos ramalazos que te daban? ¿¡A quién crees que sorprendes, Ricky!? Y lo más importante… ¿A quién crees que le importa? Porque los famosos os pensáis que cada acción que hagáis es importante. Si vais a cagar, noticia. Si vais a volar en avión, noticia. Si sois gays, noticia. ¡No sois el centro del mundo!

Me revienta ahora ver a todo el mundo, a los telediarios y a todo, llamando de “noticia”, el “descubrimiento”, como si fuera a salvar el mundo, como si nos fuera a librar de la crisis. Y lo peor de todo es que la gente lo grita a los cuatro vientos por la calle. Pues muy bien. Dentro de unos meses Ricky Martin dará una rueda de prensa para anunciar que en realidad su nombre no es Ricky, sino Ricardo, y todo el mundo llorará, y eso es lo que verdaderamente me saca de mis casillas.

(Lo más divertido, es que todas esas niñas jovencisimas, y no tan jovencisimas, que se volvían loquísimas con sus canciones, ahora llorarán en la cama sabiendo que no hay oportunidad ninguna… Eso es lo único bueno y divertido…)

Toooom…

¡Comenteame!

Ayer no hubo comenteame, pero no pasa nada. El mundo sigue tan tranquilamente. Hoy me he metido en meneame y me he encontrado esta noticia, que reza, “Los jóvenes deberían ganar un 96,77 % más para poder comprarse una vivienda”. Dice, que para comprar una vivienda decente sin endeudarse demasiado, el joven debería cobrar casi 2500 euros.

Esto es como la noticia de Ricky Martin. Todo el mundo lo sabe, pero parece que nos sorprendemos al escucharlo.

En otra noticia, de las más meneadas del día en la web, hay un video con el que creo, por primera vez, que me he enamorado de un hombre…

Sí, ambos videos se complementan.

Y para finalizar…

Hoy voy a poner la banda sonora de un videojuego que me encanta, Call of Duty: Modern Warfare 2. Con su copyright y todas esas mierdas.

5 comentarios

Archivado bajo 1

Lo que me saca de mis casillas. Nº4

¿Saben lo que de verdad me saca de mis casillas?

Esas series de televisión que empiezan siendo buenas, emocionantes, entretenidas, morbosas, y esas cosas, y después, los queridos productores, las cadenas, deciden alargarlas hasta decir basta, porque les gusta, seguramente, robar el dinero de la gente engañandola con un producto de semejante calidad. ¿Es eso lo que queréis? ¿Robarnos? ¿Vendernos un título de calidad pauperrima con los mismos personajes que ya nos escandilaron anteriormente? ¿Queréis que odiemos a nuestros personajes favoritos? ¿Queréis que deseemos verlos muertos? ¡A lo mejor deseamos verte muerto a ti, hijo de puta! ¡A lo mejor eso es lo que deseamos! ¡A lo mejor nuestro deseo es verte enterrado bajo una montaña de cds piratas con las mierdas de temporadas que has hecho alargando la serie hasta decir basta! ¡Que son tan malas que hasta la SGAE te paga porque las grabes! ¡Son tan malas que los guionistas y los actores están en un rinconcito de su casa llorando porque se han quedado sin amigos!

Y suerte que habéis parado, suerte que la audiencia os ha dado la patada. Suerte que os han dicho “Estamos hasta los huevos, proceda a finiquitarla, que tengo ganas de divertirme de verdad”. Hay series que duran 6 capítulos. ¡6! Y luego vemos series cuyas temporadas llegan abusivamente hasta las quinta, o sexta, o ¡quién sabe! Porque no tenéis hartura, claro. Porque os pensáis que somos tontos, claro. Porque parecemos zombis delante del televisor, claro.

Pues me vais a escuchar atentamente. Llegará el día, en el que se levantará una masa de zombis enfurecidos por el simple motivo de no sacar productos de calidad por televisión. Si es que, lo peor, es que sabéis que hacéis las cosas mal, y eso es lo que me saca verdaderamente de mis casillas.

Tooooom…

ADT (Asco de terricolas)

Hoy, he pasado delante de un terrícola con mi nave espacial unas cinco veces, pero no me ha hecho ni caso. Estaba mirando a la vecina que se estaba cambiando la ropa por detrás de la cortina. La vecina también es extraterreste. Su cuerpo es su nave espacial. El terricola lo sabe, pero no le importa.

Hoy, me he acercado a un terrícola y le he preguntado cual es el líder del mundo para poder acabar con él sin mediar palabra ninguna. Lo único que me ha dicho ha sido: “¡Que no quiero rosas!”

Hoy, he ido a una cadena de televisión a vender mi historia. Cuando estaba delante delante del director de la cadena, me ha preguntado “¿te estás tirando alguna famosa?”. Sigo sin entender qué significa tirarse. No me ha comprado la historia.

Hoy, he ido a ver al jefe de una empresa terricola, para preguntarle cual era su tarea en tal empresa. Cuando he llegado a su despacho, estaba durmiendo y con los pantalones bajados. Su única respuesta ha sido “¿Trabajar? ¿Qué es eso?”

Hoy, me  he bajado de la nave espacial y me he puesto a dar una vuelta por una ciudad terrícola. Un humano macho no paraba de mirarme de una manera extraña, y ha empezado a seguirme. Me he dado la vuelta y le he preguntado “¿Qué buscas?”. Él me ha sonreído como si fuera una puta y me ha dicho, “¿Te apetece tomar un café?”. Soy verde, tengo muchas manos, y tres ojos. Yo también soy macho, y estoy casado. Pero le he dicho que sí…

Primer vistazo a… “The Walking Dead

Navegando por la red he leído que una serie sobre zombis va a ser producida, en imagen real, para no se qué cadena estadounidense (si tenéis alguna duda, buscad en el puto google). Esta serie está basada en el comic llamado “The Walking Dead”, que por todos lados la ponían como “uoooh, qué grande y qué magnífica, construyamosle un monumento a Robert Kirkman y a Tony Moore”. Y yo, que no soy una persona dada a decir que sí a todas las opinios, he decidido descargar gratuitamente el volumen uno de este comic (Joderos, Sociedad General de Ladrones), compuesto por los seis primeros números, y los he devorado enseguida.

Él primer número no ha empezado tan bien como yo pensaba. Me chirriaban algunas cosas. Sin embargo, solo como termina éste, con esas sensaciones y esos sentimientos que te cautivan, ya vale la pena. Y desde ahí, todo es leer, y acojonarte, y sentir la pesadez de tener que sobrevivir a un holocausto zombi, que no tienes ni puta idea de quién lo ha provocado, y no tienes ni puta idea de qué hacer con tu vida. Sinceramente, vale mucho la pena. Aunque los personajes duren dos segundos, al morir, el guionista ha hecho algo para que ese personaje te cale, incluso aunque no haya dicho ni una sola palabra, y el dibujante hace que se te revuelva el alma.

Tengo que seguir leyendo, claramente. Y gratuitamente, claramente. Pero por ahora, la recomiendo.

No solo de idioteces vive el hombre.

Consúmeme... Despacio... Mientras me observas... Mientras sueñas con desnudarme...

Ya no me miras como antes. Ya no tengo que estar pendiente de la postura que marque mi cuerpo, o de las curvas que marque mi pecho. Junto los labios, pero no con los tuyos, solo con los míos. Ya no hay poesía en nosotros, solo en mí. Solo en el solitario yo. Solo en el desenlace de una historia llena de emociones. La mejor historia que haya escrito nunca. Ya no hay más, y sin embargo, quedan demasiados poemas por acabar. Ya no necesito respirar de ti. Ya no necesito esperarte cubierto de agua caliente hasta el cuelo. Ya no necesito tu latido junto a mi oído. Ya no necesito los abrazos de tu piel desnuda. Ya no necesito tu aliento en mi nuca. Ahora, solo necesito mentirme, y soñar para siempre. Porque soñar, querida nada, es lo más hermoso que puede hacer la raza humana. Porque un sueño, un bonito sueño, será siempre suyo, y no habrá quién capaz de arrebatárselo.

Foto.

5 comentarios

Archivado bajo 1